Jesus Freaks

Jesus Freaks + The Hidden Temple
Miércoles, 11 de enero de 2011
Centro Arte Alameda, Santiago

BYM Records organizó un ciclo de conciertos de verano durante el mes de enero, en los que algunas nuevas apuestas del sello, mas bandas amigas, conforman un calendario que a simple vista aparece como una excelente alternativa para capear el verano santiaguino.

The Hidden Temple (el alter ego de The Holydrug Couple) es tan efectivo como su banda mater. Porque más allá de que el dúo experimente, juegue y limite recursos que desafían sus capacidades como músicos, no pierden la sensibilidad que los caracteriza y que los hace marcar la diferencia con respecto a sus compañeros de generación. Guitarras sin efectos, farfisas y un estilo percusivo que se distancia de lo ofrecido en The Holydrug Couple, son las armas del grupo cuando se presenta bajo esta versión.

Hace algo mas de un mes, Jesús Freaks y su “rock cristiano”, habían dejado la vara alta luego de su arrollador concierto en el Bar Loreto. El prontuario de sus integrantes (que incluye miembros de The Psychedelic Schafferson Jetplane, La Banda’s y La Hell Gang) quizás explica la razón de la efectividad y solidez mostrada..
En el caso puntual de esta presentación, el resultado global fue de mas a menos. Un comienzo a la altura de lo esperado fue dando paso a un decaimiento generalizado que tuvo como final el corte de una cuerda de guitarra, que sirvió como excusa para finalizar el show.

La baja asistencia quizás conspiró para que el concierto no se desarrollara dentro del marco que todos esperábamos, en una jornada que prometía ser de culto. Las fiestas que también operaban durante esa noche (amén de la temporada de verano en la ciudad) tal vez tuvieron mucho que ver en esto. Es probable que un porcentaje alto de los habitúes a los conciertos casi de trasnoche, hagan presencia en estos eventos solo porque nada mas esta pasando y su asistencia se debe a razones de figuración social y no porque realmente les interese lo que allí sucede.

Horas antes, la Santa CD ofrecía un concierto con bandas desconocidas y la asistencia superó todo tipo de expectativas. Quizás hay un publico hambriento por ver música en un ambiente de respeto para estos y los asistentes. Tal vez solo fue un accidente feliz pero lo sucedido en ambos shows, esta podría ser una señal de alerta para sellos, bandas y público al que realmente le interesa la música.

Iván Daguer.

Imagen, por Gonzalo Muñoz Ibarra.